Momentos que dan sentido

mano-padre-hijo

“Lo que más me indigna es la indiferencia con que se contemplan las cosas, en general”, José Luís Sampedro

Dentro del vertiginoso ritmo que nos impone el día a día, dentro de esa cotidianidad en la que nos encontramos inmersos, una pequeña acción que, a priori parece no tener la mayor relevancia, se puede convertir en algo único, en algo que cambie nuestro modo de pensar y, sobre todo, de sentir para siempre…

De esta forma, me disponía a entrar en una cadena de supermercados para, como de costumbre, hacer la compra semanal. Se trataba de una tarde soleada de abril, en principio, sin ninguna novedad respecto a la de cualquier otro día. Junto a una de las puertas automáticas del establecimiento se encontraba sentada una mujer de aspecto desaliñado y cansado. De forma tímida y casi imperceptible reclamaba, sin mucho éxito, una ayuda que le permitiera obtener algo que llevarse a la boca. El detestable egoísmo que nos gana terreno día a día acompañado de una fría, y no menos despreciable, insensibilidad hacían que la mujer pareciera invisible, inexistente, a los ojos de todos aquellos que en ese mismo momento entraban y salían del local. Se trataba de una situación cruel e injusta que, por desgracia, cada día está más aceptada en nuestra sociedad y catalogada como “normal”. Eso mismo debió pensar el niño de aproximadamente tres años que, enfundado en una camiseta del Barça y cogido de la mano de su padre, andaba delante de mí. De repente, de un fuerte impulso y como si algo le imposibilitara dar un nuevo paso, se detuvo de forma brusca frente a la mujer y con una enorme y radiante sonrisa le dirigió uno de los “Hola” más dulces e inocentes que jamás he oído. Al cabo de unos segundos de mantenerse la mirada, y con el mismo gesto en la cara, el pequeño prosiguió su camino y se adentró en el establecimiento sin soltar la mano de su padre consiguiendo que la mujer sonriera y que, por unos instantes, no se sintiera tan invisible…

 

mano-padre-hijo

“Lo que más me indigna es la indiferencia con que se contemplan las cosas, en general”, José Luís Sampedro

Dentro del vertiginoso ritmo que nos impone el día a día, dentro de esa cotidianidad en la que nos encontramos inmersos, una pequeña acción que, a priori parece no tener la mayor relevancia, se puede convertir en algo único, en algo que cambie nuestro modo de pensar y, sobre todo, de sentir para siempre…

De esta forma, me disponía a entrar en una cadena de supermercados para, como de costumbre, hacer la compra semanal. Se trataba de una tarde soleada de abril, en principio, sin ninguna novedad respecto a la de cualquier otro día. Junto a una de las puertas automáticas del establecimiento se encontraba sentada una mujer de aspecto desaliñado y cansado. De forma tímida y casi imperceptible reclamaba, sin mucho éxito, una ayuda que le permitiera obtener algo que llevarse a la boca. El detestable egoísmo que nos gana terreno día a día acompañado de una fría, y no menos despreciable, insensibilidad hacían que la mujer pareciera invisible, inexistente, a los ojos de todos aquellos que en ese mismo momento entraban y salían del local. Se trataba de una situación cruel e injusta que, por desgracia, cada día está más aceptada en nuestra sociedad y catalogada como “normal”. Eso mismo debió pensar el niño de aproximadamente tres años que, enfundado en una camiseta del Barça y cogido de la mano de su padre, andaba delante de mí. De repente, de un fuerte impulso y como si algo le imposibilitara dar un nuevo paso, se detuvo de forma brusca frente a la mujer y con una enorme y radiante sonrisa le dirigió uno de los “Hola” más dulces e inocentes que jamás he oído. Al cabo de unos segundos de mantenerse la mirada, y con el mismo gesto en la cara, el pequeño prosiguió su camino y se adentró en el establecimiento sin soltar la mano de su padre consiguiendo que la mujer sonriera y que, por unos instantes, no se sintiera tan invisible…

 

About the author

Jorge Vilaplana

Comunicador con ganas de vivir, sentir y soñar. Formando parte de @Talk2Us_. Socio de @aerco_comunidad. Me puedes leer en @phusions y @Themapmakers

Related posts

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− two = one