Porque está en tu mano…

Nunca te olvides de sonreír, porque un día que no sonrías será un día perdido, Charles Chaplin

Conforme pasan los años lo tengo más claro; la actitud es algo necesario y, sobre todo, totalmente fundamental en esta vida. Sin ella no conoceríamos el éxito, no sabríamos levantarnos tras las caídas y, lo más importante de todo, sólo seríamos meros espectadores de nuestra propia vida. Esto, obviamente, si se trata de una actitud positiva, llena de fe y cargada de ilusión por vivir, sonreír e intentar ser feliz.

Una persona que adopta esta actitud ante la vida es fácilmente reconocible; se encuentra en paz y a gusto consigo mismo, disfruta y hace disfrutar de la vida a los demás, transmite buen rollo y positivismo allá donde va y, sobre todo, resulta de apoyo fundamental a los que le rodean. En general, se puede decir que hace la vida más fácil y un poco más alegre al resto. Y todo ello de forma voluntaria, sin querer obtener nada a cambio, sin entender de aspectos materiales, superficiales y banales que, actualmente, tanto importan y poco aportan.

En el lado opuesto se encuentran otro tipo de personas, ajenas a lo verdaderamente importante de la vida, a aquello que le da y nos da sentido, y que basan innatamente su paso por esta vida a la simple existencia. En muchas ocasiones y de forma involuntaria, el pesimismo y la frustración son sus mejores aliados, convirtiendo su día a día en un círculo de pequeños padecimientos que, de forma indirecta, también afectan a todos aquellos que los rodean. Es decir, al contrario que sucede con las personas que adoptan una actitud positiva y cargada de energía, hacen un poco más difícil e incómoda la vida a su entorno y, con el paso del tiempo, se van cargando de lacras que terminan enterrando cualquier ilusión.

Todos somos actores de la misma función, tan solo depende del papel que desempeñemos en ella. ¿Cuál es el tuyo?

Nunca te olvides de sonreír, porque un día que no sonrías será un día perdido, Charles Chaplin

Conforme pasan los años lo tengo más claro; la actitud es algo necesario y, sobre todo, totalmente fundamental en esta vida. Sin ella no conoceríamos el éxito, no sabríamos levantarnos tras las caídas y, lo más importante de todo, sólo seríamos meros espectadores de nuestra propia vida. Esto, obviamente, si se trata de una actitud positiva, llena de fe y cargada de ilusión por vivir, sonreír e intentar ser feliz.

Una persona que adopta esta actitud ante la vida es fácilmente reconocible; se encuentra en paz y a gusto consigo mismo, disfruta y hace disfrutar de la vida a los demás, transmite buen rollo y positivismo allá donde va y, sobre todo, resulta de apoyo fundamental a los que le rodean. En general, se puede decir que hace la vida más fácil y un poco más alegre al resto. Y todo ello de forma voluntaria, sin querer obtener nada a cambio, sin entender de aspectos materiales, superficiales y banales que, actualmente, tanto importan y poco aportan.

En el lado opuesto se encuentran otro tipo de personas, ajenas a lo verdaderamente importante de la vida, a aquello que le da y nos da sentido, y que basan innatamente su paso por esta vida a la simple existencia. En muchas ocasiones y de forma involuntaria, el pesimismo y la frustración son sus mejores aliados, convirtiendo su día a día en un círculo de pequeños padecimientos que, de forma indirecta, también afectan a todos aquellos que los rodean. Es decir, al contrario que sucede con las personas que adoptan una actitud positiva y cargada de energía, hacen un poco más difícil e incómoda la vida a su entorno y, con el paso del tiempo, se van cargando de lacras que terminan enterrando cualquier ilusión.

Todos somos actores de la misma función, tan solo depende del papel que desempeñemos en ella. ¿Cuál es el tuyo?

About the author

Jorge Vilaplana

Comunicador con ganas de vivir, sentir y soñar. Formando parte de @Talk2Us_. Socio de @aerco_comunidad. Me puedes leer en @phusions y @Themapmakers

Related posts

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− five = 5