Tagged by: motivación

El tiempo es tuyo

El otro día, en uno de esos momentos de inspiración, escribí el siguiente tweet:

“Cree en ti, en que eres capaz de conseguir todo aquello que deseas, porque sino crees tú nadie lo hará por ti…”

Desde entonces, y de forma diaria, esa frase no deja de visitarme. Y, sinceramente, me gusta que lo haga. Es más, creo que cada uno de nosotros la debería de llevar grabada a fuego…

Como un día dijo Baltasar Gracián, “Todo lo que realmente nos pertenece es el tiempo; incluso el que no tiene nada más, lo posee”. Y es que el tiempo es algo que, aunque todos compartamos, tiene un valor incalculable. Sin duda, el mayor tesoro con el que contamos.

Sin embargo. cuando no nos llegamos a conocer del todo, cuando no sabemos quiénes somos realmente, cuando no confiamos en nuestras posibilidades, en que somos capaces de hacer todo lo que nos propongamos, cuando vamos por la vida “haciéndonos pequeñitos” ante cualquier situación y no somos conscientes de que somos unos gigantes, tiramos a la basura el tiempo, nuestro tiempo. Aquel que se nos está ofreciendo y ya nunca volverá. Aquel que un día, mirando atrás, querrás recuperar.

Que nada ni nadie te haga sentir que no eres capaz, que no vas a cumplir tus sueños. Recuerda que tienes una vida por delante para hacerlo. Como tú quieras, como tú lo sientas.

Sólo tienes que creer en ti, en tus convicciones, y, como diría el profesor Holland, encontrar tu propio camino y caminar en cualquier dirección, hacia donde tú quieras…

El otro día, en uno de esos momentos de inspiración, escribí el siguiente tweet: “Cree en ti, en que eres capaz de conse...

Read More »

Porque está en tu mano…

Nunca te olvides de sonreír, porque un día que no sonrías será un día perdido, Charles Chaplin

Conforme pasan los años lo tengo más claro; la actitud es algo necesario y, sobre todo, totalmente fundamental en esta vida. Sin ella no conoceríamos el éxito, no sabríamos levantarnos tras las caídas y, lo más importante de todo, sólo seríamos meros espectadores de nuestra propia vida. Esto, obviamente, si se trata de una actitud positiva, llena de fe y cargada de ilusión por vivir, sonreír e intentar ser feliz.

Una persona que adopta esta actitud ante la vida es fácilmente reconocible; se encuentra en paz y a gusto consigo mismo, disfruta y hace disfrutar de la vida a los demás, transmite buen rollo y positivismo allá donde va y, sobre todo, resulta de apoyo fundamental a los que le rodean. En general, se puede decir que hace la vida más fácil y un poco más alegre al resto. Y todo ello de forma voluntaria, sin querer obtener nada a cambio, sin entender de aspectos materiales, superficiales y banales que, actualmente, tanto importan y poco aportan.

En el lado opuesto se encuentran otro tipo de personas, ajenas a lo verdaderamente importante de la vida, a aquello que le da y nos da sentido, y que basan innatamente su paso por esta vida a la simple existencia. En muchas ocasiones y de forma involuntaria, el pesimismo y la frustración son sus mejores aliados, convirtiendo su día a día en un círculo de pequeños padecimientos que, de forma indirecta, también afectan a todos aquellos que los rodean. Es decir, al contrario que sucede con las personas que adoptan una actitud positiva y cargada de energía, hacen un poco más difícil e incómoda la vida a su entorno y, con el paso del tiempo, se van cargando de lacras que terminan enterrando cualquier ilusión.

Todos somos actores de la misma función, tan solo depende del papel que desempeñemos en ella. ¿Cuál es el tuyo?

Nunca te olvides de sonreír, porque un día que no sonrías será un día perdido, Charles Chaplin Conforme pasan los años l...

Read More »

Yo me arriesgo, ¿y tú?

Aprende como si fueras a vivir toda la vida, y vive como si fueras a morir mañana, Charles Chaplin

Si en mi anterior post hablaba de los miedos que nos invaden, hoy lo voy a hacer de todo lo contrario; de esas ocasiones en las que hay que tener valentía, confianza y seguridad en uno mismo y arriesgarse por lo que uno desea.

Porque el temor al fracaso siempre está ahí. Y, aunque en muchos casos no conseguir lo que nos proponemos duele y deja una huella profunda, no ha de ser algo que nos obsesione y, ni mucho menos, algo que nos aterrorice. Debemos ser conscientes que de los fracasos se aprende, siempre. Sin ellos muy posiblemente no alcanzaríamos el éxito. Son malos momentos que tenemos que saber superar, conseguir que nos hagan más fuertes y nos marquen el camino que debemos de seguir (y también el que no hemos de escoger). Como dijo Michael Jordan “He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mi para tomar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito“. Nunca nos rindamos porque aunque fracasemos una y otra vez, si somos constantes, al final conseguiremos lo que nos proponemos.

Por eso, habrá momentos en los que, a pesar del miedo a errar, tengamos casi la obligación de ‘tirarnos a la piscina’ con el propósito y la confianza de conseguir aquello que deseamos. Debemos de creernos que somos capaces de hacerlo y que por muchos obstáculos que se pongan en nuestro camino ninguno logrará tumbarnos. Y hemos de ‘arriesgarnos’ cargados de ilusión, de positivismo y de esperanza porque, por propia experiencia, sé que  los pensamientos negativos, pesimistas y oscuros sólo llevan a eso; a negatividad, pesimismo y fracaso.

Hagamos caso al señor Disney y no borremos nunca de nuestra mente la siguiente frase: “Todos nuestros sueños pueden convertirse en realidad si tenemos la valentía de perseguirlos.”

Aprende como si fueras a vivir toda la vida, y vive como si fueras a morir mañana, Charles Chaplin Si en mi anterior pos...

Read More »