Tagged by: pensamiento

Ahora lo acepto

Hace poco leí en Twitter una frase que me llamó mucho la atención. Decía así: “No trates de entender todo. A veces no se trata de entender sino de aceptar” Me quedé pensando durante unos segundos y enseguida afirmé de forma rotunda para mi interior; “¡Cuánta razón tiene!” Y es que hay cosas que, por más que queramos, se nos escapan de las manos, nos resultan totalmente incontrolables, nos frustran una y otra vez porque no somos capaces de encontrarles una razón, e incluso pueden llegar a consumirnos.

Esto es ciertamente difícil de asimilar para personas como yo que, para bien o para mal, estamos guiadas por el corazón y que sin él no sabemos, ni tampoco queremos, llegar a ningún sitio. ¿Cómo no vamos a tratar de entender algo en lo que estamos poniendo todo nuestro esfuerzo y sentimiento? Por más que nos cueste, seguimos creyendo de forma testaruda que todo tiene una porqué  y que tarde o temprano lo vamos a comprender, a entender.

He de reconocer que, aunque me ha costado más de 31 años (más vale tarde que nunca),  ahora sé que esto no es así, que hay cosas que pasan sin motivo, simplemente porque tienen que ocurrir y que, por mucho que nos cueste, sólo podemos aceptarlas y seguir nuestro camino. Y no, no debemos de pararnos a pensar si son mejores o peores, porque simplemente son y, por lo tanto, debemos de aceptarlas…

Hace poco leí en Twitter una frase que me llamó mucho la atención. Decía así: “No trates de entender todo. A veces no se...

Read More »