Te quiero

Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos”, Bertrand Russell

TE QUIERO. Solo letras. Solo dos bonitas palabras. Algo sencillo y rápido de pronunciar y a la vez, en muchos casos, tan difícil de decir. ¿Por qué? En ocasiones, por vergüenza (no a todo el mundo le resulta fácil expresar sus sentimientos), en otros casos por una forma de ser reservada y tímida en la que exteriorizar ciertos aspectos personales es todo un mundo y, por desgracia, muchas veces por la imposibilidad de sentir algo hacia otras personas que no sea uno mismo.

Resulta contradictorio; es ahora, cuando más formas de comunicación tenemos a nuestro alcance (desde el correo electrónico, hasta las redes sociales, pasando por el WhatsApp y el móvil), cuando más relación diaria tenemos con las personas de nuestro entorno (pareja, familiares, amigos y compañeros de trabajo), cuando más nos cuesta expresar nuestros sentimientos de una forma sincera y pura. Y no me refiero a TE QUIERO falsos, dichos por impulsos faltos de sentimiento, sino a palabras verdaderas cargadas de amor.

Pues bien, yo quiero aportar mi granito de arena para que esto, poco a poco y entre todos, cambie. Para que sepamos decir (y digamos) sin ningún tipo de pudor ni impedimento aquello que sentimos por los demás, aquello que tanto a ellos como a nosotros nos hará encontrarnos mejor, nos cargará de positivismo, nos hará felices y hasta hará que le encontremos un sentido a nuestras vidas.

Yo creo que es el momento de empezar, ¿y tú?

Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos”, Bertrand Russell

TE QUIERO. Solo letras. Solo dos bonitas palabras. Algo sencillo y rápido de pronunciar y a la vez, en muchos casos, tan difícil de decir. ¿Por qué? En ocasiones, por vergüenza (no a todo el mundo le resulta fácil expresar sus sentimientos), en otros casos por una forma de ser reservada y tímida en la que exteriorizar ciertos aspectos personales es todo un mundo y, por desgracia, muchas veces por la imposibilidad de sentir algo hacia otras personas que no sea uno mismo.

Resulta contradictorio; es ahora, cuando más formas de comunicación tenemos a nuestro alcance (desde el correo electrónico, hasta las redes sociales, pasando por el WhatsApp y el móvil), cuando más relación diaria tenemos con las personas de nuestro entorno (pareja, familiares, amigos y compañeros de trabajo), cuando más nos cuesta expresar nuestros sentimientos de una forma sincera y pura. Y no me refiero a TE QUIERO falsos, dichos por impulsos faltos de sentimiento, sino a palabras verdaderas cargadas de amor.

Pues bien, yo quiero aportar mi granito de arena para que esto, poco a poco y entre todos, cambie. Para que sepamos decir (y digamos) sin ningún tipo de pudor ni impedimento aquello que sentimos por los demás, aquello que tanto a ellos como a nosotros nos hará encontrarnos mejor, nos cargará de positivismo, nos hará felices y hasta hará que le encontremos un sentido a nuestras vidas.

Yo creo que es el momento de empezar, ¿y tú?

About the author

Jorge Vilaplana

Comunicador con ganas de vivir, sentir y soñar. Formando parte de @Talk2Us_. Socio de @aerco_comunidad. Me puedes leer en @phusions y @Themapmakers

Related posts

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = one