Yo me arriesgo, ¿y tú?

Aprende como si fueras a vivir toda la vida, y vive como si fueras a morir mañana, Charles Chaplin

Si en mi anterior post hablaba de los miedos que nos invaden, hoy lo voy a hacer de todo lo contrario; de esas ocasiones en las que hay que tener valentía, confianza y seguridad en uno mismo y arriesgarse por lo que uno desea.

Porque el temor al fracaso siempre está ahí. Y, aunque en muchos casos no conseguir lo que nos proponemos duele y deja una huella profunda, no ha de ser algo que nos obsesione y, ni mucho menos, algo que nos aterrorice. Debemos ser conscientes que de los fracasos se aprende, siempre. Sin ellos muy posiblemente no alcanzaríamos el éxito. Son malos momentos que tenemos que saber superar, conseguir que nos hagan más fuertes y nos marquen el camino que debemos de seguir (y también el que no hemos de escoger). Como dijo Michael Jordan “He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mi para tomar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito“. Nunca nos rindamos porque aunque fracasemos una y otra vez, si somos constantes, al final conseguiremos lo que nos proponemos.

Por eso, habrá momentos en los que, a pesar del miedo a errar, tengamos casi la obligación de ‘tirarnos a la piscina’ con el propósito y la confianza de conseguir aquello que deseamos. Debemos de creernos que somos capaces de hacerlo y que por muchos obstáculos que se pongan en nuestro camino ninguno logrará tumbarnos. Y hemos de ‘arriesgarnos’ cargados de ilusión, de positivismo y de esperanza porque, por propia experiencia, sé que  los pensamientos negativos, pesimistas y oscuros sólo llevan a eso; a negatividad, pesimismo y fracaso.

Hagamos caso al señor Disney y no borremos nunca de nuestra mente la siguiente frase: “Todos nuestros sueños pueden convertirse en realidad si tenemos la valentía de perseguirlos.”

Aprende como si fueras a vivir toda la vida, y vive como si fueras a morir mañana, Charles Chaplin

Si en mi anterior post hablaba de los miedos que nos invaden, hoy lo voy a hacer de todo lo contrario; de esas ocasiones en las que hay que tener valentía, confianza y seguridad en uno mismo y arriesgarse por lo que uno desea.

Porque el temor al fracaso siempre está ahí. Y, aunque en muchos casos no conseguir lo que nos proponemos duele y deja una huella profunda, no ha de ser algo que nos obsesione y, ni mucho menos, algo que nos aterrorice. Debemos ser conscientes que de los fracasos se aprende, siempre. Sin ellos muy posiblemente no alcanzaríamos el éxito. Son malos momentos que tenemos que saber superar, conseguir que nos hagan más fuertes y nos marquen el camino que debemos de seguir (y también el que no hemos de escoger). Como dijo Michael Jordan “He fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 juegos. 26 veces han confiado en mi para tomar el tiro que ganaba el juego y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito“. Nunca nos rindamos porque aunque fracasemos una y otra vez, si somos constantes, al final conseguiremos lo que nos proponemos.

Por eso, habrá momentos en los que, a pesar del miedo a errar, tengamos casi la obligación de ‘tirarnos a la piscina’ con el propósito y la confianza de conseguir aquello que deseamos. Debemos de creernos que somos capaces de hacerlo y que por muchos obstáculos que se pongan en nuestro camino ninguno logrará tumbarnos. Y hemos de ‘arriesgarnos’ cargados de ilusión, de positivismo y de esperanza porque, por propia experiencia, sé que  los pensamientos negativos, pesimistas y oscuros sólo llevan a eso; a negatividad, pesimismo y fracaso.

Hagamos caso al señor Disney y no borremos nunca de nuestra mente la siguiente frase: “Todos nuestros sueños pueden convertirse en realidad si tenemos la valentía de perseguirlos.”

About the author

Jorge Vilaplana

Comunicador con ganas de vivir, sentir y soñar. Formando parte de @Talk2Us_. Socio de @aerco_comunidad. Me puedes leer en @phusions y @Themapmakers

Related posts

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ninety four − = 90